lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Crees que necesitas gestionar tu éxito?






Recientemente conversaba con un amigo sobre mi blog y cambiando impresiones me comentaba: “Tu blog debería llamarse Gestiona tu fracaso, porque los que tienen éxito no lo necesitan y no lo leerán”.

Dicho así y sin pensarlo mucho puede parecer hasta lógico, aunque yo tengo otra visión y de eso quiero que hablemos hoy.

Gestiona tú éxito no es algo circunscrito a los que no lo tienen.

Gestionar nuestro éxito, querido amigo,  es algo necesario e ineludible que todos, sin excepción, debemos hacer y tener presente cada día.

El éxito no es suerte, no llueve del cielo. El éxito hay que trabajarlo. El éxito no es eterno, es algo que debemos gestionar día tras día. El éxito sólo depende de ti, tanto si lo tienes como si lo deseas.

El éxito es una actitud y gestionarlo una forma de vida.

Si estás dónde no te gusta
Gestiona tu éxito, trabaja para poder estar donde quieres, ese es tu objetivo, no lo pierdas de vista y cada día avanza paso a paso hacia tu sueño.

Si no consigues los resultados que esperas
Analiza las causas, corrige los errores, potencia los aciertos, cambia lo que no sea correcto, pregunta y aprende de un experto, algo tendrás que cambiar.
Para conseguir resultados distintos deberás  hacer cosas distintas.

Si te sientes frustrado
Analiza por qué, qué es lo que no funciona y te lleva a ese estado, se objetivo, valora lo que tienes y cambia tu pensamiento, está en ti el hacer algo, no esperes que nadie venga a hacer un trabajo que es sólo tuyo.

Si en tu empresa no te valoran
Busca otros horizontes donde te sientas reconfortado, reinvéntate cada día, pero no dejes de hacer bien las cosas, de esforzarte en superarte, de ser un profesional, de sentirte orgulloso de ti mismo al margen de la valoración de los demás, tus logros están ahí, ¿alguien puede quitártelos?
¡Valórate tú, demuestra tu talento y sigue adelante!

Si te hacen daño
Acusa el golpe, aprende, gestiona tus emociones. Está permitido llorar y coger aire pero no hundirse. Sigue adelante, aléjate de quien no te merezca, no te desgastes en caminos que no llevan a ninguna parte, pero no cambies nunca tu esencia, tus valores, tu corazón, tu grandeza.
Dormir con la conciencia tranquila y satisfecho es un privilegio, disfrútalo, siéntete orgulloso y sonríe cada noche por ello. ¿Te parece poca recompensa?

Y si todo lo anterior no es tu caso 
Porque estás en órbita, donde te gusta, todo te va bien, consigues los resultados que buscas, no estás frustrado en absoluto y además te valoran, ¡Gestiona tu éxito!, no dejes de hacerlo, no te confíes, has llegado a él con esfuerzo, trabajando duro, superándote y sorprendiéndote a ti mismo, no ha sido suerte, pero no te relajes, haber llegado hasta aquí no te garantiza la permanencia.

Éxito es pensar cada día dónde quieres estar, a dónde quieres ir, con quién, de qué manera y si estás en el camino correcto. 
Qué tienes que cambiar para alcanzarlo, qué estás haciendo bien para potenciarlo, dónde tropiezas más a menudo, qué cosas te reconfortan, cuáles son tus ilusiones y qué has hecho hoy para conseguirlas….

Estas preguntas debes hacértelas reiteradamente, analizar las respuestas, corregir las desviaciones, trabajar duro y estar seguro de saber lo quieres, conseguirlo y ser capaz de mantenerlo.

En esta ardua empresa necesitas algunos compañeros indispensables:

Hazte amigo de la decisión, la firmeza, la responsabilidad, el esfuerzo, la disciplina, la tenacidad, el compromiso, el trabajo duro, pero también de la ilusión, la empatía, la generosidad, la tolerancia, el entusiasmo, la coherencia, la solidaridad el agradecimiento, la resiliencia.

Valora lo que tienes, tropieza, cae, si es preciso, pero vuelve a levantarte, sonríe, piensa en positivo, se fiel a tus valores, emociónate, emociona, sueña, persigue tus sueños, se un adulto con alma de niño, mira con los ojos del corazón y escúchale siempre, es un sabio amigo.

Y durante todo el camino, disfruta, aprovecha y vive cada minuto, exprímelo, sácale jugo, pon pasión en lo que haces, emociónate, salta, baila, ríe, llora, siente, sueña, ama,  ¡se feliz!

El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito (Herman Cain)

Éxito es caminar de un fallo a otro sin perder el entusiasmo (Winston Churchill)

El éxito no tiene que ver con la cantidad que tenemos, sino con la persona que somos (Jim Rohn)

No mido el éxito de un hombre por la altura que es capaz de subir, sino por lo alto que rebota cuando toca el fondo (George S. Patton)

Por último, aquí y a solas contigo, te confesaré algo…

Hay días en los que escribir me parece imposible y creo que la inspiración me ha abandonado, me asaltan mil dudas sobre si seré capaz de crear un nuevo post y tomar café contigo un lunes más.

Dudo de aburrirte de no llegar a tu corazón, de no ser capaz de remover tus entrañas para hacerte pensar, levantarte si estás caído, servirte de apoyo si estás firme, poder emocionarte, reflexionar juntos, aprender juntos, inyectarte energía, que me sientas cerca, tu compañera de fatigas y de ilusiones...

Otros la inspiración me viene sola, todo fluye, me siento plena y siento que el éxito me acompaña.

Sí amigo mío, yo también gestiono mi éxito cuando dudo de todo, cuando flaqueo y me tiemblan las piernas, me agoto y creo que ya no puedo más, pero no me rindo y continúo, toco fondo y me impulso de nuevo.

También lo hago cuando todo fluye y la inspiración me aborda sin invocarla, porque mantengo los pies en el suelo, porque se que hoy la tengo pero igual mañana me abandona y volveré a dudar, porque sé que no puedo gustar a todo el mundo, porque aún con raudales de inspiración me esfuerzo en intentar hacerlo bien, en llegar a tu corazón, en transmitirte mi entusiasmo.

Lo gestiono una y otra vez, en la cima y en el charco, porque poder estar contigo cada lunes, sentirte cerca, ofrecerte un café y retroalimentarme contigo, para mí es éxito porque me hace feliz. Esa esencia, ese mensaje es  lo que quiero y me esfuerzo en transmitirte cada día para que gestiones tu éxito y te mantengas en él.

Ese es mi objetivo, ¡Gestiona tú Éxito! y que ni un sólo día te olvides hacerlo...


Esther de Paz


Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?
(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web")
¡Gracias por estar aquí!