lunes, 5 de noviembre de 2018

¡Quiero!



sabes lo que quieres y sabes lo que NO quieres



Quiero un alma grande, un alma viva
Quiero un alma que sonría
Quiero un alma fuerte junto a la mía
 Y cuando una desfallezca, la otra sirva de guía

Quiero un alma que se emocione sin miedo, sin rubor, sin medida

Quiero un alma noble, donde mi confianza se sienta segura y protegida
Quiero un alma coherente, donde no exista contradicción 
entre acciones, palabras y mentiras

Quiero un alma sin temores, que mire de frente a la vida
Quiero un alma grande, orgullo del que la habita
Quiero un alma creativa, que me enamore con sus tonterías

Quiero un alma de empatía 
que entienda mis temblores y comprenda mis caídas
Quiero un alma tierna, cariñosa, que abrace y mime mi alma de niña
Quiero un alma que se reinvente para enamorarme
 y así… día tras día

Quiero un alma generosa, que derroche amor a raudales, con demasía
Quiero un alma loca, que pierda la cabeza…
cuando me mira
Quiero un alma apasionada, que me haga el amor…
como si se le fuera la vida

Quiero un alma de fuego, que incendie mi corazón con su energía
Quiero un alma pura, que me mire a los ojos limpia y cristalina
Quiero un alma sincera, que no me hiera con mentiras


Quiero un alma sensible, que se quiebre si precisa
Quiero un alma cálida, que me envuelva y me derrita
Quiero un alma valiente, que no tema a la derrota
y me busque en su agonía

Quiero un alma comprensiva, que me reconforte si me caigo
y, ahí en lo más hondo, se tienda a mi lado 
haciéndome compañía

Que luche por mí sin tregua, sin descanso, sin medida
Que enjuague mis lágrimas y dibuje mis sonrisas
y ante su figura 
mis zozobras e incertidumbres corran despavoridas

Quiero un alma libre de miedos, armaduras y mochilas
Quiero un alma serena, que vuelva mis tempestades armonía
Quiero un alma madura, que valore lo importante 
y no conozca el odio, la bajeza, ni la cobardía

Que no deje pasar la vida sin disfrutarla
sin saborearla 
sin sentirla
sin  vivirla

Quiero un alma de Principito 
y ser su rosa
Y que pase el tiempo...
un día y otro día

Que camine de mi mano por la Luna
Y subir a las nubes
Y volar sin alas
Y tocar el cielo pisando el suelo

Y en malos tiempos, quiero trocarnos en muralla,
sólida e inexpugnable donde los huracanes amainen
sin aliento, sin vida

Quiero un alma que se derrita con mirarme
Y en su mirada me deshaga rendida

Quiero que, al cerrar los ojos, 
me sueñe
Y al abrirlos...
Un “Te quiero” signifique
un eterno sueño de vida

Esa es el alma que quiero cada día
con los ojos abiertos
y noche tras noche, dormida

Yo,  a cambio
¡le entregaré, sin condiciones, la mía!

No, no quiero un cuerpo sin alma 
para fundirme en una farsa y perder mi alegría.

Y… 

Si  en mi camino, de éstas, ya no quedasen almas….
Caminaré firme y satisfecha sin compañía
No quiero ni querré nada
Porque mi alma no está en venta
Y cualquier cosa no acompañará mi vida.



Querido amigo, poco más que decirte.

Si has leído con atención,  desde el principio al fin, si has comprendido toda la potencia de su significado, si te has sentido identificado en cada uno de los “Quiero”…. sobran las palabras…

Hoy me voy tranquila porque sé que no te conformas con cualquier cosa,  porque sé que sabes lo que quieres y sabes mejor aún lo que NO quieres y en este punto sólo tú eres el Capitán de tus sueños.

No tengo la menor duda de que izarás las velas de tu nave aprovechando los mejores vientos, ajustarás el rumbo correcto y navegarás con ilusión por el camino del éxito.

¡Feliz travesía!


Esther de Paz

Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?
(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web")
¡Gracias por estar aquí!

lunes, 19 de marzo de 2018

La lluvia...



pasión, amor, deseo, sensaciones, emociones, la lluvia



Tras los cristales la lluvia caía torrencialmente mientras la chimenea crepitaba.
Desde el sofá, bajo una manta, contemplaba la tarde escuchando el sonido del agua golpeando la ventana, imparable, rítmico, al compás de su propia melodía, ajeno a todo lo existente a su alrededor.

Cerró los ojos y sintió cómo sus dedos acariciaban con ternura su piel deslizándose sinuosa y dulcemente hacia un destino incierto, ansiado, desconocido. Percibía su inconfundible aroma. Inspiró profundo.  ¡Cuánto le gustaba su olor!

Sintió su boca junto a su boca. Labios con labios, lengua con lengua, comenzaron casi con timidez a descubrirse. Despacio, sin prisa, lentamente exploraban texturas, sabores, en un juego perfectamente acompasado intercambiando cómplices fluidos de amor. 

Todos los sentidos despiertos...

Y se dejó llevar sin resistencia, abandonándose en un mar de emociones de esas… que erizan la piel. Secretos de amor, tensiones de pasión, caricias compartidas, miradas que se hablan sin necesidad de palabras....

¡De nuevo era feliz!

Y quiso detener el tiempo...

Porque ella y sólo ella, después de años, hizo posible vivir de nuevo un instante a su lado.
Como si fuese cierto, como si fuera real...
La lluvia...




Esther de Paz


Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?
(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web" en la parte derecha encontrarás un espacio para suscribirte con tu email) 

lunes, 16 de octubre de 2017

7 Acciones que mejorarán notablemente tus relaciones en la Empresa





EMPRESA


En tu relación laboral diaria hay veces en que te sientes incómodo y a su vez lo transmites a los demás generando una onda expansiva negativa que dificulta el ambiente de trabajo. Esa onda puede que no la hayas comenzado tú, pero la percibes y te afecta negativamente en el desarrollo de tu actividad.

Un buen ambiente de trabajo genera mayor productividad, mejora notablemente los resultados y, por supuesto, te hace ser más feliz y a su vez generar felicidad. 


Esa es la onda en la que te debes concentrar y esforzar en producir para que se propague.

A continuación te dejo 7 acciones que mejorarán notablemente tus relaciones en la empresa y te ayudarán a originar esa onda.


1.- Sonríe

Una sonrisa siempre es bien recibida, produce una emoción positiva y se graba en el recuerdo.
Esa será la imagen que se grabe de ti y te ayudará siempre


2.- Da las gracias

Agradece cualquier colaboración o ayuda que te presten, se generoso, moléstate en  invertir unos minutos en hacerlo.

Si utilizas el correo electrónico es incluso más efectivo, queda escrito y además sorprende.

Demostrar y comunicar que valoramos una acción, una colaboración, es algo a lo que la gente no está acostumbrada. Los resultados son muy positivos, tanto para el que lo recibe, como para el que lo manifiesta.


3.- Ofrece tu ayuda sin que te la pidan

En situaciones todos necesitamos que nos echen una mano, hay cosas que para nosotros son realmente sencillas, bien sea por experiencia, bien porque estemos más especializados en ello, o simplemente porque en ese momento nos encontremos más descargados de trabajo, sin embargo a otras personas se les hacen insoportables pero no se atreven a solicitar ayuda.

Hazlo sin esperar a que te lo pidan, colabora, no te centres únicamente en las tareas que tienes asignadas en tu ámbito, la empresa es un todo.

Además, aportar tu colaboración siempre te traerá un aliado.


4.- Pon tus capacidades al alcance de todos

Existen áreas, tareas, temas, habilidades en las que somos más diestros que en otras, utilízalas a favor de un objetivo común, no te las guardes, tus compañeros lo agradecerán y tú obtendrás las suyas cuando las precises.

Al fin y al cabo es un trueque, y los trueques existen desde el origen de los tiempos, en términos actuales sería un “win to win”, ganamos todos.


5.- Valora las capacidades y el talento de tus colaboradores

Utiliza el refuerzo positivo, valora su buen trabajo, sus capacidades, su talento, házselo saber.
Fomentará su autoestima y su rendimiento se verá potenciado.
No olvides que todos necesitamos una palmadita en la espalda de vez en cuando.


6.-No pierdas el sentido del humor

Utiliza el sentido del humor para generar buen ambiente.

Reírse de vez en cuando elimina tensiones, relaja el ambiente y aumenta la sensación de equipo.


7.- Comparte algún café

Sorprende a tus compañeros invitándoles a un café.

Incuso, utiliza la cafetería para alguna reunión o charla personal que quieras tener con tus colaboradores, al hacerlo en un ambiente distendido fomentarás la escucha activa, la comprensión y la unión.

Además, si el mensaje a transmitir no fuera agradable, el hacerlo delante de un café, fuera de un espacio serio y demasiado corporativo, será agradecido por el interlocutor al sentirse menos acorralado y estará en mejor disposición de escucha y de encontrar soluciones al problema planteado.


Sí, querido amigo, lo sé, son claves elementales, pero tanto tú como yo sabemos que por muy elementales que parezcan no se practican.

Así que ponte en marcha y después… cuéntame los resultados 😉


Esther de Paz



Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas. Me encantaría contar con tu compañía en cada café. ¿Me acompañas?

(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web")



martes, 29 de noviembre de 2016

Carta a un adolescente




#adolescente





















Hoy quiero charlar contigo y por ello he decidido escribirte.

Había preparado café, incluso si no te apetece tengo un montón de cosas que puedo ofrecerte en su lugar, unas patatas fritas de escándalo, por ejemplo, o el mejor cóctel de frutos secos que hayas probado jamás, pero como no estoy segura de poder tenerte aquí conmigo he preferido hacerte llegar esta carta, porque quizás leyéndola pueda captar mejor tu atención.


Quiero que te sientas cómodo, relajado, a gusto y sobre todo quiero que por unos minutos, bajes todas tus barreras, desconectes todas las alarmas, aparques todos tus escudos y leas con el corazón.


Eres un adolescente, tus padres están separados, y no te gusta, lo sé. Desearías  convivir todos bajo el mismo techo y ser una familia feliz.

Sé que a veces estás triste, en ocasiones tu cabeza da vueltas y te asalta cierta amargura por ver que tus padres no están juntos, no comparten la misma casa y no poder ser una familia normal.

Pero dime, ¿qué es una familia normal?

¿Una familia normal consiste en que los padres no estén separados y convivan con sus hijos en la misma vivienda?

¿Es eso?

¿Y qué me dices si a pesar de convivir todos juntos no hay armonía y felicidad?

Entiendo que a veces te disguste verles separados, pero… ¿te has parado a pensar si ellos son felices?

Quizás nadie te haya hablado de las emociones, no es un tema que se trate en los colegios, tampoco es muy habitual hablarlo con los amigos y quizás tus padres tampoco lo han hecho porque es muy difícil explicarle a un hijo cómo te sientes, por qué has tenido que tomar algunas decisiones y lo difíciles y dolorosas que han sido algunas de ellas.

Verás, cuando dos personas deciden estar juntas, casarse, ser pareja de hecho, vivir juntas o en la modalidad que sea, eso es lo menos importante, lo hacen por amor, porque están enamorados y quieren compartir una vida y cuando digo una vida me refiero a eso, a toda su vida, hasta el último día.
Pero a veces las cosas no salen como se planean y el amor se acaba.

No importa el motivo, lo verdaderamente importante es que ya no hay amor. Y cuando el amor abandona a una pareja lo mejor que pueden hacer es separarse, créeme. Nada ni nadie puede obligar a alguien a vivir sin amor.

Es una decisión muy difícil, no se toma a la ligera, se piensa y valora mucho antes de dar ese paso, pero cuando ocurre… hay que afrontarlo y ser valiente. Tus padres lo fueron y debes estar orgulloso.

Probablemente tengas algún amigo que aún conviviendo con sus padres no le ves feliz, vive en un hogar donde no hay alegría, sino discusiones a todas horas, padres que no hacen vida juntos, que se evitan, que se ignoran, incluso en ocasiones que no se respetan, aunque fuera de casa aparenten normalidad.

¿Sabes cómo se siente tu amigo? ¿Crees que es más feliz que tú porque sus padres conviven en la misma casa? No, no lo es. Porque aunque intente ignorar la situación, la percibe, le afecta, le angustia, le atormenta porque su hogar es triste, en él no hay alegría, cordialidad, buena energía, no hay sonrisas, emoción, atención, detalles, momentos especiales, no hay felicidad, no hay amor.

Cuando una persona no es feliz no puede hacer felices a los demás.

Sé que estás pensando en ti, y te preguntas ¿qué pasa conmigo? Yo también quiero ser feliz y ver a mis padres juntos.

Te aseguro que tus padres no se han olvidado de ti cuando han tomado esa dura decisión, todo lo contrario.  Ellos saben que podrán darte lo mejor de sí mismos iniciando otra vida en la que tú seguirás siendo lo más importante, pero desde la que te podrán brindar su mejor versión porque su corazón estará en paz. 

Tus padres viven desconsolados porque saben cómo te sientes, han intentado todo para verte feliz, pero tú no les entiendes, crees que son egoístas y no piensa en ti.
Están tristes porque no saben cómo ayudarte, no saben cómo llegar a tu corazón y que les entiendas, que os entendáis.
Ellos, ambos, te quieren con toda su alma y no saben qué hacer para que liberes esa amargura que tienes dentro y te des cuenta de que no estás en lo cierto. Tú eres su asignatura pendiente y la que más les duele de todas.

Querido amigo, querido adolescente, hoy, en este momento especial que compartimos, quiero decirte que muchas veces la vida te trae cosas que no pides, que no son agradables, que cuesta encajar y comprender, sin embargo estás ahí para hacerles frente, mostrar tu valía, tu capacidad de comprensión y de superación.

Quizás si miras a tu alrededor desechando el egoísmo, te darás cuenta de que puedes ser feliz, que tu situación no es trágica, que tus padres te quieren con toda su alma y eso es lo verdaderamente importante. Los tienes, los disfrutas, sientes sus cuidados, están siempre que les necesitas y nunca te van a fallar.

Es hora de pensar un poco en ellos, de ponerte en su lugar, de comprender que no sólo tú tienes derecho a la felicidad, ellos también lo tienen, necesitan cariño, comprensión, apoyo, empatía, colaboración, amor, incluso hasta más que tú, porque ellos… ya tienen la piel llena de cicatrices.


¿Sabes? quizás algún día te pueda pasar a ti y en ese momento necesitarás sentir en lo más profundo de tu ser el amor absoluto de tus hijos, ese mismo amor que tus padres te profesan desde el primer momento en que besaste sus vidas y que te seguirán profesando, incondicionalmente, hasta el último segundo de sus días.


Esther de Paz

Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas. ¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?

(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web") 

miércoles, 19 de octubre de 2016

¡Los sueños se cumplen!








Querido amigo,  hoy quiero confirmarte que ¡¡los sueños se cumplen!!

Ha llegado el día de compartir contigo una gran noticia.

El día 11 de Noviembre presentaré, en Madrid, mi libro GESTIONA TU ÉXITOTe puedes imaginar lo que significa para mí, no tengo palabras...

Gestiona tu Éxito es una filosofía, una forma de ver la vida, una manera de ser, de vivir y trabajar que implica Compromiso, Proactividad, Pensamiento Positivo, Tenacidad, Eficiencia y Excelencia para liderar en el terreno personal,  afectivo, social y profesional, ¡lo que te propongas! 

Gestiona tu éxito son emociones generadas por las charlas que mantendremos. Un libro hecho para ti, personal e intransferible porque nuestras charlas serán sólo nuestras.
Se trata de una recopilación de post de este blog, además de otros post inéditos escritos sólo para compartir contigo a través de las conversaciones que mantendremos, a solas, tú y yo durante su lectura.

A través de él te acompañaré en cada etapa, hablaremos de todo lo que te preocupa, en lo personal, lo profesional, en la vida y en el alma.

Gestiona tu éxito no es un libro para leer y colocar en la estantería, sino para acompañarte cada día. Un libro de cabecera para leerlo una y mil veces, para consultar con él, para escribir en él, para releer lo que has escrito, para compartirlo,  para mejorar, para ver tus avances y como apoyo y compañero infatigable siempre y en cada momento que te asalten las dudas.

El Éxito es un objetivo perseguido por todos,  este libro te ayudará a conseguirlo a través de la fórmula mágica de la felicidad, que no es otra que sentirse bien con uno mismo y luchar cada día por ser mejor.

                       
El día 11/11/2016 me encantaría compartirlo contigo porque este sueño... eres tú quien lo ha hecho posible.

Te invito a acompañarme y conocernos, pasar la tarde juntos, donde intentaré que disfrutes de cada momento.

Además tendremos el honor de contar con un invitado muy especial, me acompañará el excelente profesional, y mejor persona, Ismael Dorado Urbistondo, psicólogo y autor del prólogo de Gestiona tu Éxito, de cuyo incondicional apoyo, amistad y colaboración me siento muy, muy orgullosa.

Yo, personalmente, no puedo pedir nada más, únicamente tener el privilegio de disfrutar de tu compañía.

Sólo me queda decirte  ¡¡GRACIAS!! por estar, por leerme, por seguirme, por tomarte puntualmente ese café conmigo, por nuestras charlas, por compartir, por tus comentarios, por.... tantas y tantas cosas..... ¡Gracias por hacerme feliz! 😊

´Los sueños se cumplen y el  Éxito... eres tú.

Así que, querido amigo, persigue tus sueños, no desfallezcas, no te rindas, avanza cada día un pasito más hacia ellos. Están ahí, son tu ilusión, tu motor, tu motivación, la razón de tu sonrisa. ¡Sólo depende de ti el llegar a alcanzarlos!
Y recuerda siempre que... ningún sueño se muere mientras tú no lo abandones. 


 ¡Te espero!



Reserva tus entrada en un click aquí
(Aforo limitado)

Desde aquí puedes adquirir el libro GESTIONA TU ÉXITO

Centro Riojano de Madrid
Sala Gonzalo de Berceo
C. Serrano, 25
Madrid


Esther de Paz


martes, 16 de agosto de 2016

Lecciones de vida...



vida




















Es curioso cómo la vida te pone a prueba, cómo te lanza el guante, directo a la cara y se queda impasible observándote retadora... a ver si lo recoges...

Sucede, que te “han soltado” en este mundo sin “manual”, a pecho descubierto, sin protecciones, sin sabiduría, sin experiencia, sin apenas darte una pequeña clase teórica de qué va esto, pero con un objetivo claro, sobrevivir y ser Feliz.

No hay tutoriales, no hay una fórmula mágica de comportamiento que sea universal y aplicable a todos los problemas que, en un chasquido de dedos, haga que todo se solucione y te evite la decepción, el sufrimiento, la tristeza, la ansiedad, la agonía, la confusión, la amargura, las lágrimas y por momentos… no “aniquile” tu energía y las ganas de vivir.

Resulta que te encuentras inmerso en una aventura donde no “comulgas” con tus compañeros de viaje, donde el argumento parece una quimera, dónde navegas a la deriva en medio de un océano caótico y embravecido sin sentido, evitando la zozobra equipado con el mínimo “kit” de supervivencia y sólo con eso tienes que ingeniártelas para llegar a buen puerto, sano, salvo y sonriente, como un auténtico triunfador. 
No hay marcha atrás ni bote salvavidas ni salida de emergencia  y, lo peor, no es un juego-virtual, ¡sino real!. Echas un vistazo a tu alrededor y te rebelas ¡este no es tu sitio!

¿Por qué?... Te preguntas, desorientado en medio de  la tormenta…

Y te respondes tú mismo.

Porque hay gente egoísta, egocéntrica, narcisista, con exceso de erudismo, que vive en una constante y triste creencia de posesión de la verdad.

Porque hay gente que odia, que disfruta con el mal ajeno y lo celebra.

Porque hay gente con rencor acumulado que desconoce cómo eso, se vuelve contra sí mismo día tras día.

Porque hay gente cobarde, disfrazada de galante y elegante caballero, pero sin el coraje de abordar con valentía y honestidad el más mínimo conflicto, ¿Qué podemos esperar ante un gran problema?

Porque hay gente orgullosa.

Porque hay gente arrogante.

Porque hay gente soberbia.

Porque hay gente que presume de honestidad y miente sin pudor.

Porque hay gente que carece de valores y camina por la vida presumiendo de practicarlos.

Porque  hay gente que no le importa hacer daño una y otra vez, simular una necesidad de perdón y arrepentimiento (según su conveniencia) y, satisfecho su objetivo, de nuevo herir sin que le tiemble el pulso.

Gente que se mofa de las emociones pero les ahogan por dentro.

Gente que presume de honestidad y está lejos de llegar ni siquiera a la “h”.

Gente que es incapaz de valorar su suerte y lo que recibe, porque está demasiado ocupada en mirarse el ombligo.

Gente que se paraliza antes de correr el más mínimo riesgo porque no sabe mantener el equilibrio cuando le tiemblas las piernas.

Gente interesada únicamente en su propio beneficio, a cualquier coste, no importa el precio.

Gente que está en esta aventura porque tiene que haber de todo y sabotea con su actitud construir un mundo perfecto.

Gente intransigente, intolerante, rígida, cuadriculada, egoísta, insensible, controladora y dictadora, incapaz de ser feliz.

Gente que no tiene reparos en jugar con los sentimientos ajenos  ocultando los suyos porque si vieran la luz… ¡sería un escándalo!

Gente que ve pasar la vida sin vivirla.

Gente que boicotea sin pudor a quien le tiende la mano sin condiciones.

Gente que elige atrincherarse en la oscuridad, pero no es consciente de que ya la lleva plasmada en el rostro.

Gente que absorbe tu energía dejándote exhausto.

Gente a la que tu brillo le molesta.

Gente que se perdona y justifica a sí mismo cada día para poder salir a la calle y no deshacerse de vergüenza.

Gente que defiende con la “boca pequeña” los derechos humanos, la injusticia, la igualdad social, la solidaridad…
Politólogos de pacotilla que cometen los mismos delitos que denuncian y condenan.

Gente que se erige en defensor a ultranza de los débiles y sin embargo no le tiembla el pulso cuando son sus intereses los que están en juego.

¡Gente que no es digna de respeto ni consideración!

Y te hacen daño… y vuelven a hacerlo…. Una y otra vez….

Gente que argumenta su actitud porque les han hecho daño…

¿A quién no le han hecho daño?, ¿a quién no le han partido el corazón?, ¿quién no ha tocado fondo después de alcanzar el éxito?, ¿quién no ha sufrido una pérdida?, ¿quién no ha llorado con amargura y sin consuelo?, ¿quién no ha sufrido una traición?, quién… tantas cosas y muchas peores…   
¡Creen que eso lo justifica todo!

Si has topado con uno de esos “tipos”, sé que te ha quedado una sensación de revuelto en el estómago, como cuando muerdes con ganas una manzana fresca, lozana, brillante, lustrosa… y con estupor, descubres en tu boca algo podrido y con gusano.

Sé que no es agradable como te sientes y que en algún momento puede que hasta te hayas llegado a "romper", pero tengo algo importante que decirte querid@ amig@, por si tu estado de shock te ha paralizado, es el momento de recurrir a uno de los utensilios más importantes de tu pequeño "kit" de supervivencia, un elemento imprescindible que debes utilizar siempre y en todo momento, ¡tu inteligencia!, racional y emocional.

La inteligencia es el mayor tesoro que posees, sólo debes utilizarla. 
A veces nos quedamos tan "Noqueados" que nos olvidamos de su poder.

La vida está hecha de circunstancias, oportunidades, retos, desafíos, pruebas duras de superación, momentos amargos, dolor, decepciones, incoherencias, pérdidas, tristeza, desengaños, errores de ejecución que sólo ves… con los años, y no por los años en sí, sino por la experiencia que éstos te inculcan.

Pues bien, recuerda siempre recurrir a ella, úsala y escúchala obviando el odio, el despecho, la violencia, la rabia, la sed de venganza… No son buenos consejeros, son dañinos, te impedirán ser feliz y conciliar cada noche plácidamente el sueño, tu dignidad y tu educación son mucho más importantes.

No malgastes ni un ápice de tu energía en esa “gente”, no pierdas ni un minuto en enfadarte, en preguntarte por qué, en intentar entenderlo porque no tiene explicación salvo un orgullo mal entendido y una sensibilidad secuestrada de por vida, amordazada y torturada para que nunca vea la luz.

Eso sí, deséales suerte, mucha suerte, tarde o temprano la necesitarán.

Sigue tu camino, créeme,  la vida, al final, pone a cada uno en su sitio, no tienes,  ni debes hacer nada, sólo esperar…. ella se encargará…

Tu aventura es un continuo aprendizaje, una sucesión de experiencias, una evolución continúa en la cual o te adaptas al medio y evolucionas con la especie o te extingues. Por tanto, pasa de largo y continúa tu camino, esa es tu evolución.

Adaptarse al medio y evolucionar es saber que esos “tipos” existen pero que no te van a derrotar ni a desequilibrar porque tú ya has aprendido:

A desgastarte sólo en lo importante
A valorar lo que tienes
A quererte
A mimarte
A regalarte tiempo, espacio y momentos
A estar contigo mismo como única compañía
A emocionarte con una puesta de sol o con la Luna llena
A llorar si lo necesitas
A permitirte fallar
A disfrutar de las pequeñas cosas
A sonreír en la adversidad
A ser antisocial si es preciso
A aplicar la intransigencia con las malas personas
A desechar de tu vida a quien no te aporte y no te valore
A no recorrer caminos que no llevan a ninguna parte
A elegir ser feliz antes que tener razón
A valorar a las personas por lo que son y lo que demuestran
A hacer oídos sordos a las falsas promesas
A no darle el más mínimo poder en tu vida a “esa” gente

Y sobre todo has aprendido a no tolerar a quien todavía confunde “bueno” con “tonto”.

Querid@ amig@, quédate siempre con los buenos momentos, no los olvides,  son parte de tu historia y te harán sonreír sus recuerdos.

Ahora…. cierra los ojos y abre tu mente, escucha, te habla tu inteligencia,  la oigo claramente...

Esta aventura, que es la vida, no es para débiles de espíritu, no es para cobardes, no tiene nada de fácil, pero ¡SÍ merece la pena! 
Por tanto, ¿vas a consentir que algo o alguien distorsione tu felicidad?, ¿tu camino?, ¿tu éxito? 
¡Ni de broma, amig@ mío!

Ignora, sonríe, continúa tu andadura y no mires atrás, tú estás muy por encima de todo eso. No tengas dudas sobre qué hacer, se feliz y conserva tu paz de espíritu, algo que “ellos” nunca alcanzaran.

No importa tropezar con alguna piedra durante el camino, de lo que se trata es de llegar en paz, sonriente y satisfecho, a la meta.


Recuerda:

Si eres débil tratarás de vengarte, si eres fuerte perdonarás, pero si eres inteligente sólo ignorarás.

¡Disfruta cada día de tu vida!




Como decía Gandhi:

“La fuerza no viene de la capacidad corporal, sino de la voluntad del alma”. 


Estoy satisfecha porque...  ya te veo sonreír.


Esther de Paz

Si te gusta mi blog, te invito a suscribirte y no perderte ninguna de nuestras apasionantes charlas.
¡Me encantaría contar con tu compañía en cada café! ¿Me acompañas?

(Desde tu dispositivo móvil podrás hacerlo si bajas hasta el final de la página y eliges "ver versión web")