lunes, 23 de marzo de 2015

El secreto de Google



Gestión de personas



Leyendo el post de Diego Lorenzana, titulado ¿Deberíamos facilitar el ocio en nuestros lugares de trabajo?  sentí la necesidad de escribir estas líneas...

Comienzo haciéndote algunas preguntas:
  1. ¿Cuándo has conseguido tus mayores logros?
  2. ¿Cuándo has tenido la necesidad de transmitir tus pasiones, en lo que crees, porque es tan bueno que quieres divulgarlo para contagiar sus beneficios?
  3. ¿En qué momento has estado dispuesto a dar más de lo que te piden de forma absolutamente voluntaria?
  4. ¿En qué momento te has sentido más comprometido con algo o alguien?
  5. ¿Cuándo has alcanzado tu mayor nivel de productividad?
  6. ¿Cuándo has sido más flexible ante los inconvenientes?
  7. ¿Cuándo, al abrir los ojos por la mañana, has tenido la necesidad de comenzar el día ¡ya! y comerte el mundo?
  8. ¿Cuándo tu sonrisa permanece durante más tiempo en tu rostro?

Espera, no respondas, permíteme ver si acierto.

  1. Cuando te has sentido válido, útil, motivado.
  2. Cuando te apasiona lo que haces, lo que vives y lo que sientes al hacerlo. Cuando te dan si pedir nada.
  3. Cuando te has sentido importante para alguien, querido, valorado, mimado, protegido, impulsado.
  4. Cuando estás tan feliz y satisfecho con tu entorno que eres capaz de concentrarte con alma, corazón y vida y disfrutar lo que haces.
  5. Cuando te entienden y también comprenden tus cambios, tus necesidades, tus momentos menos buenos, tus fallos, cuando necesitas ayuda y la obtienes.
  6. Cuando lo que te espera ese día es apasionante y vas a disfrutar haciéndolo y por ello estás deseando empezar.
  7. Cuando te sientes satisfecho, cuando das y recibes felicidad, cuando tus emociones positivas superan por mucho a las negativas.  
  8. Cuando ¡eres feliz!
¿Es así? ¿He acertado?

Continúo preguntando:

¿Quieres ser el mejor? ¿Liderar? ¿Buscas la excelencia? 

Escúchame...
  • Cuando una  persona se siente válida, útil, motivada.
  • Cuando le apasiona lo que hace, lo que vive y lo que siente al hacerlo. Cuando le dan si pedir nada.
  • Cuando se siente importante, querida, valorada, mimada, protegida, impulsada.
  • Cuando está tan feliz y satisfecha con su entorno que es capaz de concentrarse con alma, corazón y vida y disfrutar lo que hace.
  • Cuando le entienden y también comprenden sus cambios, sus necesidades, sus momentos menos buenos, sus fallos, cuando necesita ayuda y la obtiene.
  • Cuando lo que le ofrece el día es apasionante, sabe que va a disfrutar haciéndolo y por ello anhela empezar.
  • Cuando se siente satisfecho. 
  • Cuando da y recibe felicidad
  • Cuando sus emociones positivas superan con mucho a las negativas.
  • Cuando ¡es feliz! 

Lo emana, lo transmite, lo divulgahace todo con pasión y ¡la genera!


La felicidad es un estado de máximo potencial que provoca una disposición de entrega sin restricción, provoca generosidad, compromiso, entusiasmo y ¡se irradia!

Querido Empresario, Presidente, Director General, Consejero, Directivo,  Mando intermedio, Emprendedor, Autónomo, mi querido amigo, si leyendo mis respuestas asentías porque he acertado, si en cada una de ellas te has sentido reflejado…
No busques más lejos, ni te desgastes en el camino equivocado, porque el secreto de Google está en tu mano.

Las personas son el mayor activo de una organización.

Un líder es quien sabe hacer que un Equipo se sienta MARCA y experimente que cada una de sus acciones se reflejan en ella.
Quien transmite valores humanos, apoya, acompaña, impulsa, enseña, empatiza y sonríe con su Equipo, quien se gana su respeto profesional y personal.

¡Cuidado!, he dicho “ganar” no “imponer” entre ambos verbos hay una gran diferencia directamente proporcional a los resultados.

Lidera tu Organización, imprégnala de tu esencia, entusiasmo, energía, cuídala, valórala, da, genera felicidad en tu entorno ¡TRANSMITE!, gestiona el talento, potencia la marca personal y potenciarás tu MARCA.

Google lo tiene muy claro (echa un vistazo)
Motívales, ¡motívate! ¡Lidera con el corazón!

Y sé egoísta, muy egoísta,  porque... ¡Generando felicidad se es Feliz!




Esther de Paz