lunes, 2 de febrero de 2015

A 2 CENTÍMETROS DE TI






Te tengo delante

…  y quiero contarte tantas cosas….

¿Sabes? cada día pienso en ti, me imagino nuestro encuentro, nuestra charla, sentados, tranquilos, relajados, sonrientes tomando nuestro café. Yo soy feliz de tenerte y tú de estar conmigo, en el ambiente se respira armonía, la siento, la sientes, sonríes, sonrío.

Me encanta que estés aquí, que me busques cuando estás preocupado, quieres contármelo pero no sabes cómo empezar.
No temas, tómate tu tiempo, no hay prisa, ¡disfruto tanto tu compañía! aunque... intuyo algo...

Quizás quieras contarme que todo empezó un año cualquiera de hace no mucho tiempo  cuando eras feliz, apenas tenías problemas y todo marchaba ordenadamente. 

Tu vida era un verano con sol, luz, color, sin grandes incertidumbres, donde la seguridad te acompañaba...

Después, sin avisar, llegó el otoño y con él sensaciones extrañas, mensajes de alarma, dudas, pequeñas preocupaciones, e inesperadamente un trending topic se instaló en tu diccionario, crisis, tremenda palabra cargada de mensaje que hasta entonces apenas habías usado. 

Pero pensabas… tranquilo, no pasa nada, un pequeño bache, ¡no puede ser tan malo!

Sin embargo el otoño se acercó a paso rápido, gritaba fuerte y asustado, nunca le habías visto tan alarmado! 
En tu vida… comenzaron a caer hojas de un árbol que creías perenne, el viento soplaba con fuerza en tu entorno, devastaba todo a su paso... y desplazó al verano.

Tú todavía te sentía protegido, muros fuertes te albergaban, sin embargo veías caer a tus amigos cual hojas de árbol. 

Comenzaron los problemas. El otoño despojándolo todo en su travesía, anunciaba un invierno helado, cruel e inhumano. 

Te negabas a creerlo y ansiabas regresar a tu verano.

Pero el invierno  llegó, se alojó sin permiso, desolándolo todo a su paso. 

Arrebató tu sonrisa, tus muros se volvieron delgados, vulnerables a la intemperie y sentiste CALAR el frío, ese que se llevó casi todo y te dejó helado.

Sin protección, buscabas a “seguridad” tu fiel compañera, pero… “seguridad” se había congelado…

Acorralado, deseabas cerrar los ojos y  al abrirlos despertar de un sueño pesado. 

Sin embargo, otro trending topic apareció en tu diccionario ¡Recortes! y a la fuerza aprendiste su significado.

¡Largo invierno para un sueño que duró demasiado!

Crisis, recortes, angustias, insomnio y ¡hasta llantos! te acompañan desde hace años....

Sé lo que sientes, te leo, lo siento… porque yo también lo he probado.

Pero tengo algo que decirte, ¡aquí estamos! Y te voy a recordar  todo lo que hemos aprendido por si lo has obviado.

No se mira ni se anhela el pasado.

Porque si estás aquí es que ¡has llegado!  ¿Te das cuenta del gran significado?

Estamos ya en primavera, los retoños han brotado, puedes verlo y sentirlo porque ¡TÚ lo has provocado!

Has resistido el invierno y además has madurado. 

Mira hacia atrás por un momento y valora hasta dónde y de qué manera has llegado.

Nunca imaginaste que lo conseguirías y sin embargo ¡lo has logrado!

No sólo estás aquí, sino que eres otro, has aprendido tanto.

Ahora conoces el verdadero valor del verano, ese que en cuatro pasos más habrás alcanzado.

Porque te sientes fuerte, vivo, enérgico, capaz, ilusionado. Has demostrado capacidades que jamás habrías pensado.

¿Sabes lo que realmente ha sucedido? 

¡Te has reinventado!


Querido amigo, este pequeño cuento está inspirado en ti, es un homenaje a tu valía, tu fuerza y tu capacidad de superación. 

Mírate con orgullo en el espejo cada día, porque y sólo tú eres el protagonista y el héroe de esta historia.

A 2 centímetros de ti están el miedo, la agonía, la decepción, la derrota, el odio, la envidia, el pensamiento negativo, pero también la ilusión, la fuerza, la garra, el optimismo, la lucha, los valores, la honestidad, la alegría, la FELICIDAD y TU VOLUNTAD de elegir hacia dónde tiendes la mano.

Tan cerca que te vigila 
Tan pegada que te acompaña 
Tan inmediata que te imita 
Tan sinuosa que te provoca 
Tan vital como ella misma 
Tan enérgica que te impulsa 
Tan mordaz que te confunde 
Tan ágil que te reta 
Tan inteligente que te pone a prueba 
Tan lúcida que te ilumina 
Tan perspicaz que te adivina 
Tan fiel como tú lo seas 
Tan traidora como la reniegues 
Tan sensual como la provoques 
Tan dura para ponerte a prueba 
Tan oscura como la veas 
Tan bonita como la evoques 
Tan maestra que te enseña 
Tan persuasora que te envuelve 
¡Tan magistral que te alecciona!

¡Así es la vida y así eliges TÚ cómo vivirla!

Y si en algún momento dudas….

Recuerda que también,  a 2 centímetros de ti estoy Yo, por si me necesitas en algún bache del camino…




Esther de Paz